Es la primera vez que aterriza en Foronda
El Aeropuerto de Vitoria-Gasteiz recibe al avión más grande del mundo, el Antonov 225
Aviaciondigit@l
Un coloso del transporte aéreo, el Antonov 225, ha aterrizado esta mañana en el Aeropuerto de Vitoria-Gasteiz. Se trata de uno de los dos únicos ejemplares que existe en el mundo.

El avión, de fabricación rusa, fue concebido en su origen para transportar al efímero transbordador espacial ruso Buran. En su bodega puede transportar cargas extremadamente pesadas y voluminosas, como trenes, helicópteros, turbinas y cientos de toneladas de suministros a zonas en conflicto o en situación de emergencia humanitaria.

Dispone de seis motores, con un empuje cada uno de ellos de 23 toneladas, lo que da la medida de su imponente capacidad de carga. Soporta 250 toneladas en el interior de su bodega y hasta 200 en la parte superior del fuselaje.
Las medidas, que ni siquiera supera el ultramoderno A-380 de Airbus, exceden lo habitual en los aparatos habituales de la aviación comercial para pasajeros. Mide 84 metros de largo y sus alas tienen una envergadura de 88 metros. [Para hacerse una idea aproximada, el campo de fútbol de Mendizorrotza mide 67 metros de ancho por 105 metros de largo].


La versatilidad de Foronda
En los últimos días, debido a la capacidad del aeropuerto y a su situación estratégica en el suroeste europeo, Foronda ha recibido numerosos vuelos destinados a otros destinos europeos desviados por la nube de ceniza volcánica, lo que da buena muestra de la experiencia de trabajadores y compañías en el manejo de situaciones complejas con todo tipo de mercancías y aviones. -